Temáticas de la semana

Cambio de régimen

La cuestión de la alimentación humana siempre ha estado en la base de nuestra existencia social. Si, además de los 8.000 millones de seres humanos que hay que alimentar, incluimos a los animales de granja (80.000 millones de pollos, pavos y patos, 3.000 millones de cerdos, bovinos, búfalos y vacas, etc.) que también hay que alimentar con grano y forraje y a los que añadimos los recursos extraídos del mar (1.200.000 millones de peces salvajes capturados al año), la presión ejercida sobre el medio ambiente sólo por nuestra alimentación exige un rápido cambio de régimen, pues ya es insostenible.

¿Qué hace el mundo de la educación y la investigación para fomentar un cambio de hábitos y prácticas?

La carne in vitro hace salivar a los inversores, pero en términos de rendimiento y coste, tenemos muchas más posibilidades con las plantas, los insectos y una mejor gestión de las prácticas de recolección, procesamiento y distribución. Se sabe que la preservación estratégica de los entornos biodiversos sirve de base sostenible para los entornos de explotación circundantes. Pero si se permite la explotación de todos los entornos, todo se derrumba. Lo mismo puede verse en la agricultura: los rendimientos máximos impulsados por los fertilizantes, las plantas transgénicas, los pesticidas y el riego intensivo agotan el medio ambiente. Los enfoques más integrados fomentan la salud de los ecosistemas.

La producción de carne a escala industrial es problemática en todos los frentes. La producción industrial de aceite de palma, plátanos, aguacates, café y cacao no es compatible con el equilibrio de los entornos tropicales. El desvío de la producción de cereales para producir etanol para los coches es una verdadera aberración, aunque se presente como "ecológica" y muestra el nivel de cinismo de la industria de los hidrocarburos, fuertemente subvencionada. La pesca industrial está destruyendo todo. De hecho, casi todos los enfoques "industriales" de la vida la están perturbando. La diversidad biológica no se adapta bien a las prácticas que tienen como objetivo la estandarización y las grandes cantidades. ¿La robótica y la inteligencia artificial nos ayudarán o empeorarán la situación?

Nuestras máquinas no fertilizan el suelo como lo hacían los rumiantes, sino que lo hacen los abonos sintéticos, que además "enriquecen" nuestros cursos de agua. Esta es sólo una de nuestras prácticas cuestionables. El desperdicio de alimentos es otro. En resumen, podemos cambiar todas nuestras prácticas y nuestros hábitos de producción y consumo de alimentos. La investigación y la educación tienen un papel que desempeñar, empezando por los comedores escolares, los huertos escolares y las facultades de agricultura.

Denys Lamontagne - [email protected]

Depósito de ilustracionesFotos - VadimVasenin

Elementos del expediente

Reciba nuestras noticias por correo electrónico

Manténgase informado sobre el aprendizaje digital en todas sus formas cada día. Ideas y recursos interesantes. ¡Disfrútelo, es gratis!